Premium es cultivar mejor

Para PERIS hablar de calidad Premium es tan sencillo como marcar unos niveles de exigencia muy elevados en cada etapa del cultivo de nuestros productos. Partimos de la experiencia de magníficos profesionales de la agricultura, con semillas de la mejor calidad, tierras ricas y fértiles, agua abundante y abonos ajustados a cada momento de la vida de la planta. A todo ello le añadimos paciencia, dedicación y mucho sol. El resultado es Premium porque cuando las cosas se hacen bien, la naturaleza nos premia con sus mejores regalos.

Mediterráneo puro

Tras crecer a la sombra de la melonera, llega el momento del corte. Son VICENTÍN aquellos melones de más de 4 kg de peso, con piel ligeramente escriturada y un verde brillante sobre fondo dorado. En su interior, hallaremos una cavidad repleta de semillas ordenadas cual collares de marfil. Los azúcares comenzarán su trasiego hacia la pulpa y los aromas herbales se volatilizarán mientras nos embriagamos ante tanta belleza. La pulpa prieta nos recibirá con su firmeza hasta crujir, una cosecha de aromas de vainilla, canela y miel nos sorprenderá configurando una experiencia gastronómica difícil de describir.

La reina del verano

Entre las Sandías de corteza negra, serán VICENTIN las más perfectas en forma y poco más de siete kilos de peso. Hincamos el filo y provocamos el crujido que muestra al mundo su interior rojo coral y jugoso. El equilibrio entre azúcar y agua se adivina en una pulpa firme y crujiente sin llegar a ser arenosa. Pasados unos minutos, el primer aroma a mata desaparece y encontramos la plenitud de la Sandía, con un dulzor puro que nos llena la boca con suaves contrastes cítricos y herbales que persisten en boca. Es la mejor experiencia Sandía.